Las cornucopias son piezas planas de perímetro irregular, habitualmente elaboradas a partir de un molde y fabricadas en cerámica o porcelana. En su interior puede contener un espejo (se trata entonces de un espejo cornucopia), una leyenda (cartel ovalada o tarja) o un relieve de contenido religioso, mitológico, festivo o biográfico.

Las cornucopias de cerámica, loza fina o porcelana se hicieron muy populares en Europa a partir del siglo XVIII por lo que suelen conservar un estilo rococó muy recargado. También son muy comunes las de estilo neoclásico.

Espejos cornucopias

En el siglo XVIII era habitual colgar los espejos encima de las chimeneas con el objetivo de reflejar la luz de las velas y dar así mayor amplitud a la sala. Pero dado el alto precio de los espejos, las cornucopias eran una opción más asequible. Al tener una luna de menor tamaño abarataban los costes. Además, podían incorporar uno o más brazos para portar velas, con lo cual, gracias al reflejo, porporcionaban aún una mayor iluminación sin necesidad de una luna especialmente grande.

En la segunda mitad del siglo XVIII podemos diferenciar dos estilos de espejos cornucopias: los rococós, con líneas más curvas y caprichosas; y los neoclásicos con líneas más rectas y contenidas.

Cornucopias antiguas en Antigüedades San Francisco

Nuestros treinta años de experiencia en la compra venta de muebles antiguos nos ha enseñado a apreciar la belleza de las obras de arte como las cornucopias antiguas. Si está interesado no dude en ponerse en contacto con nosotros o en pasarse por nuestra tienda de antigüedades.